La Cámara de Diputados de Chile rechazó este martes un impuesto a las grandes fortunas o “súper ricos” que busca financiar una renta básica de emergencia para paliar los estragos económicos causados por la pandemia.

La medida formaba parte de un proyecto general para hacer frente a la crisis económica que sufre la ciudadanía a raíz de las restricciones sanitarias impuestas desde marzo de 2020 por la llegada del coronavirus al país austral.

El proyecto, promovido desde la oposición de centro-izquierda, fue aprobado en general y pasa al Senado para un nuevo trámite, pero en la votación por artículo, el referido al impuesto a las rentas (personales o de empresas) superiores a 22 millones de dólares fue rechazado por no alcanzar los votos necesarios para su aprobación (79 a favor, 47 en contra y 10 abstenciones).

“La derecha sigue defendiendo a sus financistas y rechaza el #ImpuestoALosSúperRicos”, expresó la diputada comunista Camila Vallejo, promotora del proyecto, en su cuenta de Twitter.

La aprobación en general del proyecto permite sin embargo que avance al siguiente trámite legislativo, donde es posible volver a establecer indicaciones en las comisiones previas a la votación en la Cámara Alta.

Sí se aprobó de forma particular una rebaja en el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de productos básicos del 19% al 10% en sectores como combustibles, alimentos o productos sanitarios; en tanto el gravamen se ubicó en 4% para el pan, huevos, leche o frutas y verduras.

“Lamento el rechazo del corazón del proyecto de impuesto a los altos patrimonios y término de exenciones para financiar #RentaUniversaldeEmergencia; sólo se aprobó IVA diferenciado a bienes básicos”, afirmó por su parte el diputado demócrata-cristiano Matías Walker en sus redes sociales.

apg/pa/yow