El golfista español Jon Rahm alcanzó este viernes el coliderato del Memorial Tournament de PGA, trofeo que intenta revalidar, antes de una nueva suspensión de ronda por motivos climatológicos.

En el momento en el que se detuvo la segunda ronda por la falta de visibilidad en Muirfield Village (Dublin, Ohio), Rahm estaba en cabeza de la clasificación junto al estadounidense Patrick Cantlay, ambos con ocho bajo par.

El español, número tres mundial, no llegó a terminar el segundo recorrido y sumaba seis birdies y un bogey en los 13 hoyos que alcanzó a completar.

Cantlay, que también conoce el éxito en Muirfield Village al ganar la edición de 2019, completó la ronda en 67 golpes también con seis birdies y un bogey.

A primera hora del viernes, un gran número de golfistas tuvieron que terminar la primera ronda del jueves, que fue suspendida por una tormenta eléctrica, lo que está retrasando el desarrollo del torneo.

“Creo que hay que tener mucha paciencia y ser consciente de que no nos podemos dormir ahí fuera”, dijo Cantlay, quien tuvo que levantarse a las 4H30 de la mañana para finalizar la ronda inicial (69 golpes).

Otro de los que tuvo que madrugar fue el mexicano Carlos Ortiz, quien se situó en la cuarta posición compartida con los estadounidenses Max Homa, Xander Schauffele y Rickie Fowler, a tres golpes de los líderes.

“Ha sido un día largo. Estoy muy cansado”, dijo el mexicano, quien tuvo que disputar un total de 31 hoyos en el día.

“Desde la universidad estoy acostumbrado a jugar 36 hoyos, pero siendo un campo de golf tan duro, fue un día aún más largo de lo normal”, reconoció Ortiz, número 57 del ranking mundial.

El estadounidense Collin Morikawa, que firmó la mejor primera ronda, caía hasta la octava plaza después de dos birdies, un bogey y un doble bogey en 12 hoyos.

bb-gbv/cl