La Cámara de Diputados aprobó en particular el proyecto de reforma que busca restituir el voto obligatorio en elecciones legales a lo largo del país.

La iniciativa, que requería 3/5 de los diputados en ejercicio para ser aprobada, obtuvo 105 votos a favor, 33 en contra y 9 abstenciones, y fue despachada al Senado, que tendrá que analizarla y votarla.

En el debate parlamentario, el 19% de participación obtenido en la segunda vuelta de gobernadores del pasado domingo fue tema obligado de debate, señalando que fue la muestra de que la institución del voto voluntario con inscripción automática constituyó un error.

Según el diputado Matías Walker (DC) con la reforma de voto voluntario, “hoy los adultos mayares están votando menos, y los habitantes de localidades rurales”, lo cual afecta la capacidad representativa y la legitimidad de los representantes.

El diputado Marcelo Schilling (PS) sostuvo que “eliminar el voto obligatorio fue un error que nunca debimos haber cometido y no tenemos a quien atribuírselo. Es verdad que fue animado por buenas intenciones, porque lo que queríamos era la inscripción automática, para incrementar la participación de los ciudadanos en la generación de sus autoridades”.

Según el personero de oposición, fue el actual oficialismo el que les obligó a instituir el voto voluntario para poder alentar la inscripción automática, petición a la que accedieron, sin incrementar la participación.

Ante ello, el diputado UDI Guillermo Ramírez, fue una de las voces opositoras al proyecto, señalando que es una estrategia teniendo en vista la elección presidencial y parlamentaria de noviembre.

“Sabemos que en este momento se está legislando para las elecciones que vienen este 2021, porque para las elecciones que vengan después nosotros vamos a estar sujetos a lo que determine la Convención Constitucional. Es decir, estamos cambiando las reglas para un proceso electoral que ya partió”, dijo, agregando que “nosotros quisiéramos que más gente participara y creemos que la razón de la baja participación tiene que ver también con que nosotros no hemos sido capaces de convocar, de entregar proyectos seductores. Nos parece que obligar a las personas a votar es perder la oportunidad de la autocrítica que nos podemos hacer como clase política”.

Ante la acusación esgrimida por el gremialista, la diputada DC Johanna Pérez, impulsora de la moción de voto obligatorio, destacó que en este proyecto “no hay cálculo político”, sino que Chile necesita “reforzar su democracia“.

En tanto, desde el Frente Amplio, la parlamentaria Camila Rojas (Comunes) sostuvo que “el voto voluntario no solo disminuyó la participación electoral, también hizo que quienes votan en comunas más ricas participen más que quienes votan en comunas pobres”.

The post Cámara aprueba proyecto de voto obligatorio y lo pasa al Senado appeared first on La Nación.