La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) decidió no caducar la concesión de la Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos (Essal) después del controversial corte de agua ocurrido en Osorno que se prolongó por más de 10 días en julio de 2019.

El organismo tomó la decisión tras determinar que la compañía mejoró sus estándares después de que la empresa canadiense Algonquin Power & Utilities Corp comprara la firma a Aguas Andinas. Además, el organismo estatal informó que mantendrá la estricta fiscalización sobre la planta de Caipulli y del sistema sanitario en Osorno.

De todas formas, el ente regulador determinó mantener la histórica multa de cerca de $1.700 millones sobre la empresa por las faltas cometidas durante el episodio. Si bien Essal presentó un recurso de reposición, la SISS informó que rechazó la apelación.

“Considerando que los actuales dueños de la concesión, la empresa canadiense Algonquin Power & Utilities Corp., ha logrado mantener un estándar de continuidad y regularidad que no hace pertinente ni oportuno que sea alterado, la Superintendencia de Servicios Sanitarios, a propuesta del fiscal instructor, ha decidido no proponer la caducidad de las concesiones de agua potable de Osorno y sí proceder con las sanciones a Essal S.A., empresa responsable por los hechos ocurridos”, indicó la SISS.

El organismo, encabezado por Jorge Rivas, agregó que “el proceso de caducidad de una concesión tiene como objetivo garantizar a la población, y al ente regulador, la adecuada y segura prestación futura del servicio. Y la forma en que opera es interviniendo al actual concesionario y obligando a licitar la concesión para determinar la llegada de uno nuevo. Sin embargo, en este caso, habiendo los dueños de la empresa Essal S.A. vendido las concesiones de Osorno, y todas las restantes, a un nuevo dueño (la canadiense) en octubre 2020, no se considera necesario proceder en este sentido puesto que la nueva administración ha logrado cumplir con las exigencias y asegurar debidamente dichos servicios y derechos de los usuarios”.

Recordemos que el expediente de caducidad de la concesión se abrió en agosto de 2019 después de que un derrame de petróleo diésel interrumpiera el suministro de la planta de agua potable de Caipulli.

AGUAS ANDINAS

Aguas Andinas, a través de un comunicado, indicó que respeta la decisión de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) de no proponer la caducidad de las concesiones de agua potable de Osorno al Presidente de la República y de mantenerla en manos de Essal y reafirma que el hecho que afectó a la comunidad no es representativo de la labor que la empresa ha desempeñado en la zona.

“La compañía siempre estuvo a disposición de la autoridad sanitaria para colaborar durante todo el proceso administrativo, buscando establecer con claridad que se trató de un hecho fortuito y que además no se cumplían los requisitos que exige la ley para caducar una concesión, tal como se planteó en los pliegos de descargos”, sostuvo.

“Prueba de la voluntad que siempre tuvo Essal para actuar tras el incidente de Osorno es el cierre del acuerdo con el Sernac, las compensaciones voluntarias que entregó a los clientes y los altos niveles de inversión ejecutados en los últimos años”, añadió.

The post Superintendencia de Servicios Sanitarios decidió no caducar concesión a Essal por corte de agua en Osorno appeared first on La Nación.