BRASILIA (AP) — Si Perú gana, asegura el segundo puesto del Grupo B y evita enfrentar a Argentina en los cuartos de final de la Copa América. Si Venezuela triunfa, se apodera de su boleto a los cuartos de final.

Pero esas premisas no garantizan un encuentro ofensivo este domingo en el Estádio Nacional de Brasilia. Ambos equipos tendrían también motivos de sobra para especular.

El empate les sirve a ambos, si es que Ecuador no consigue al menos un punto en el encuentro que se realizará de manera simultánea en Goiania. La Tri enfrenta nada menos que a Brasil, el anfitrión del certamen, que marcha con una cosecha perfecta de nueve puntos y que llega al duelo con el primer sitio del grupo ya en la bolsa.

A Perú le basta un punto para instalarse en los cuartos de final. Ese empate certificaría también la clasificación de Venezuela en caso de que Ecuador sucumba en Goiania.

El estratega de Perú negó la posibilidad de mostrarse precavido en el encuentro. Después de todo, cuando su equipo se ha visto en la necesidad de atacar ha lucido mejor.

Recién el miércoles, se fue al descanso con un déficit de 2-0 frente a Ecuador y equilibró el duelo en un intervalo de apenas cinco minutos del complemento.

“Lo que nosotros vamos a intentar es ganar el partido, por supuesto. Sabemos que Venezuela también tiene chances… Es una selección muy intensa y en todos los partidos hasta el momento tuvo buenos resultados y rendimientos.”, valoró el estratega argentino Ricardo Gareca. “Creemos que será duro. No hay partido sencillo por lo menos para nosotros”.

Perú fue aplastado en su debut, 4-0 por Brasil, antes de superar a Colombia por 2-1.

El estratega portugués José Peseiro ha apostado hasta ahora a un par de recursos básicos con una Venezuela diezmada por el coronavirus y las lesiones. Cuando el marcador está empatado, la clave ha sido el orden defensivo y la solidez de su arquero Wuílker Faríñez. Y si ha estado en desventaja, la Vinotinto ha mostrado corazón para empatar con jugadas que no han requerido mucha elaboración.

Así, ha rescatado sus dos puntos en el certamen tras caer 3-0 ante Brasil en el duelo inaugural.

“Tenemos deseos de ganar, y ganas de estar en cuartos, por eso tenemos que respetar al rival”, comentó Peseiro en la videoconferencia del sábado. “Por más cosas buenas que tenga Perú, no vamos a tener miedo… Va a ser un juego peleado, con organización, sacrificio y ataque, porque queremos atacar”.

Habrá que ver si Peseiro ataca efectivamente más en un partido para el que habrá recuperado a ocho hombres de los que debió prescindir.

Podría volver el extremo Yeferson Soteldo, recuperado de una lesión, así como siete jugadores que dieron positivo de coronavirus en la antesala del torneo: Josef Martínez, Jefferson Savarino, Mikel Villanueva, Rómulo Otero, Jhonder Cádiz, Roberto Rosales y Nahuel Ferraresi.

La dupla Soteldo-Martínez en el ataque aportaría un arma adicional si Perú toma la ventaja o si Ecuador hace lo propio en su partido.

“Soteldo viene de una lesión y ha entrenado apenas tres veces con nosotros. Savarino y Otero estuvieron 10 días parados, sin hacer trabajo alguno”, advirtió Peseiro. “Son jugadores buenos, quiero mencionarlo. Yo quisiera ponerlos, pero habrá que evaluar las condiciones”.

Venezuela y Perú se han enfrentado ocho veces en la Copa América. La Blanquirroja ha cosechado cinco victorias, por sólo una de sus rivales y dos empates, incluido e 0-0 en la edición de 2019.