Inglaterra vuelve a casa. Su excursión en el Olímpico, lejos de su guarida de Wembley, fue un paseo por el Trastévere. Viajaron a Roma, visitaron el Coliseo, la Fontana de Trevi y se trajeron el pase a semifinales. La Eurocopa les deparaba un único partido lejos de Londres y no acusaron el viaje. Lo disfrutaron. No les pesó. Golearon (0-4) a Ucrania asustando a España, Italia y sobre todo a una…

Source