Desde que la política se transformó en una profesión, es decir, en una manera de ganarse la vida, tal como describe Max Weber en su magistral conferencia “La política como profesión” (1919), era de esperar que su misión sufriera una transformación radical. Los nuevos profesionales podían en adelante acceder a un nivel de vida impensable si hubiesen tenido que ganársela en otros oficios…

Source