Luego de una trabada y disputada final que finalizó 1-1 en el tiempo regular, Italia se consagró como la nueva campeona de la Eurocopa tras vencer por penales a Inglaterra en Wembley.