El Gobierno de Nicolás Maduro reaccionó con molestia ante la decisión de Chile de acoger en calidad de huésped a Emilio Graterón, opositor del presidente Nicolás Maduro, en la Residencia de la Embajada de nuestro país en esta nación.

Según lo señalado por el canciller de dicho país, Jorge Arreaza, “Venezuela rechaza la decisión del Gobierno chileno de acoger en su sede diplomática en nuestro país a Emilio Graterón, uno de los principales promotores de la violencia sufrida por el pueblo de Caracas en las últimas semanas, haciéndose cómplice de dichas acciones”.