La del domingo fue una jornada electoral de sorpresas, donde no solo llamó la atención la alta convocatoria para una primaria –3,1 millones de personas fueron a votar en un fin de semana largo y en pandemia, superando la participación de las experiencias de 2013 y 2017–, sino también el que por primera vez los candidatos retadores se impusieran –y con holgura– sobre quienes eran las cartas…

Source