Tras el procedimiento fiscalizador realizado por Contraloría en el marco del denominado “Caso Enjoy”, se determinó que el Presidente Sebastián Piñera, no habría cometido infracción al principio de probidad administrativa, por acciones de su fideicomiso ciego. Según el dictamen del ente fiscalizador, “los intereses económicos que tienen o han tenido BTG y Moneda S.A. en Enjoy S.A. no pueden ser confundidos con los intereses del Presidente de la República.

Según el dictamen, ello no ocurre “en razón de que esta autoridad se encuentra impedida de acceder a la información del destino de sus inversiones” y que las entidades administran “no solo esos recursos, sino también otros fondos propios o de terceros”. “Siendo ello así, no resulta posible determinar si la relación económica de BTG o de Moneda S.A. con Enjoy S.A., en definitiva, beneficia o perjudica económicamente las respectivas inversiones de la aludida autoridad”.