El mundo se paralizó por completo para presenciar el inicio oficial de la edición XXXII de los Juegos Olímpicos con la tradicional ceremonia inaugural. El evento se lleva a cabo en el Estadio Olímpico de Tokio, mismo escenario que albergó los Juegos Olímpicos de 1964 y que en 2015 fue demolido para llevarlo a una capacidad de 68 mil espectadores. Con menos de mil invitados, debido al coronavirus, se viva un evento especialmente tecnológico.

Con un video en el que aparecían varias figuras geométricas hasta formar el Estadio Olímpico, comenzó la ceremonia. Un viaje en el tiempo trasladó a todos los presentes al año 2013, cuando en Buenos Aires fue designada Tokio como sede de los JJOO de 2020. Desde ese entonces comenzó un arduo trabajo para llevarlos adelante. Los atletas, por ejemplo, tuvieron que reinventarse y seguir entrenando pese a no poder salir de sus hogares debido a la pandemia.

En el desfile inaugural, y tras la aparición de Túnez, fue el turno del Team Chile para lucirse en el Estadio Olímpico de Tokio. Francisca Crovetto y Marco Grimalt fueron los encargados de llevar la bandera. Aunque se había anunciado un listado de 15 deportistas chilenos, finalmente fueron 13 los que pasaron.