Nunca se nos pasó por la mente asociar el nombre de la clásica galleta con algún contenido racista, hasta que llegaron los racistas a instalar esa idea en nuestras mentes. Es como cuando alguien nos dice: “No pienses en un gato”. Ahí mismo se instala el gato en la mente Carta al diario El Mercurio de Alberto plaza /

Source