“Ojalá me hubiera puesto la maldita vacuna”. Ese fue uno de los últimos mensajes que Michael Freedy, de Estados Unidos, envió a su pareja antes de morir de coronavirus.

Según consigna The Washington Post, el sujeto de 39 años y padre de cinco hijos no se oponía a la vacunación, pero quiso esperar un tiempo antes de hacerlo.

El caso se dio a conocer públicamente por el interés de su esposa de hacer un llamado a la gente a inocularse.

“Mis hijos ya no tienen papá, porque dudamos. Hubiese preferido una mala reacción a la vacuna a tener que enterrar a mi marido. Lo haría sin dudarlo”, remarcó a CNN.

La mujer señaló que ambos habían decidido esperar un año para suministrarse las dosis, para ver cómo la gente reaccionaba ante las vacunas.

Además puntualizó que siempre respetaron las medidas sanitarias. No obstante, tras un viaje a la playa, el hombre debió acudir a un centro asistencial tras quemarse con el sol. No podía comer ni dormir, además de sentir escalofríos. Fue enviado de vuelta a su casa, pero siguió sintiéndose mal. Al ir otra vez, le hicieron un test covid, y dio positivo al virus.

La hoy viuda precisó que el tipo volvió a su hogar a hacer aislamiento, pero una noche despertó aterrado, porque no podía respirar correctamente. Al ponerse de pie, cayó al suelo. Fue llevado a urgencia y descubrieron que tenía poco oxígeno en la sangre, quedando internado y finamente falleciendo.

The post El impactante mensaje de hombre que murió de coronavirus: “Ojalá me hubiera puesto la maldita vacuna” appeared first on La Nación.