El Banco Central de Chile aumentó en 1,25 puntos la tasa de interés de política monetaria, llegando a 2,75 por ciento, para evitar “un aumento más persistente” de la inflación derivada de los componentes macroeconómicos asociados a la mayor liquidez en el mercado”, señaló. Se trata de la mayor alza desde agosto de 2001, cuando el indicador aumentó 3 puntos.

La decisión fue tomada de forma unánime por los cinco miembros del Consejo. Se trata de un incremento mayor a lo que esperaba el consenso del mercado, el que estimaba un alza de entre 75 y 100 puntos base. En su análisis, la entidad indicó que “la evolución del escenario macroeconómico ha aumentado los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta de 3 por ciento dentro del horizonte de política”, explicó el ente rector.