La nueva Asamblea Legislativa de El Salvador, dominada por los aliados del presidente Nayib Bukele, tomó posesión este sábado y como primera medida destituyó  a los jueces que integran la Sala Constitucional de la Corte Suprema, que adoptó decisiones incómodas para el mandatario.

“Con 64 votos a favor, 19 en contra y un ausente, queda aprobado el decreto que destituye a los magistrados”, declaró el presidente de la Asamblea, Ernesto Castro. La decisión retira del cargo a los cinco miembros de la sala constitucional y a sus suplentes. El Parlamento nombrará de inmediato a sus reemplazantes.

cmm/mav/mps