La economía de EEUU empieza a dar señales de estabilidad tras el frenético crecimiento que experimentó en la primera parte del año, luego de la grave crisis que generó la pandemia.

La mayor economía del mundo experimentó un crecimiento de 2,1% en el tercer trimestre interanual, cifra que se ubicó ligeramente por debajo de las expectativas del mercado, que esperaban una expansión de 2%. Sin embargo, es superior al 2% de la primera lectura de ese dato que hace el Departamento de Comercio.

En el trimestre inmediatamente anterior, el crecimiento del PIB había sido de 6,7%, mientras que en el primer cuarto del ejercicio alcanzó el 6,3%.

/