El Gobierno belga anunció este viernes el primer caso en Europa de la nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica, en una persona no vacunada que viajó al extranjero.

“Tenemos un caso confirmado de esta variante. Se trata de alguien que vino del extranjero y dio positivo el 22 de noviembre y no estaba vacunado”, dijo el ministro de Salud belga Frank Vandenbroucke, en una rueda de prensa.

La paciente infectada es una mujer adulta joven no vacunada que desarrolló síntomas once días después de viajar a Egipto a través de Turquía y que asegura no haber tenido contacto con personas del sur de África, informó el Laboratorio Nacional de Referencia.

La mujer, al parecer, no ha tenido contactos de alto riesgo fuera de su casa y ningún miembro de su familia desarrolló síntomas por el momento, añadió el Laboratorio Nacional de Referencia, que está llevando a cabo una investigación exhaustiva.

En la misma conferencia de prensa en la que Vandenbroucke informó de este caso, el primer ministro belga, Alexander De Croo, dijo que su Gobierno tiene previsto introducir nuevas restricciones a los viajes de entrada procedentes del sur de África.

“Estamos activando un procedimiento al respecto”, dijo brevemente De Croo.

Esto supondrá una cuarentena obligatoria de 10 días para quienes regresen de esa región y residan en Bélgica, y una “prohibición” de entrada para los no residentes, sin especificar qué países se verán afectados, según explicó.

“Tenemos que repetir que es una variante sospechosa, no sabemos si es una variante muy peligrosa”, dijo Vandenbroucke, aunque mencionó que algunos países europeos estaban cerrando sus puertas a viajeros procedentes de varios Estados del sur de África por “precaución”.

“Así que precaución total, pero que no cunda el pánico”, dijo.

/psg