Un legislador vota a favor de la remoción de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia en el congreso salvadoreño, San Salvador. 1 de mayo de 2021. REUTERS / José Cabezas
Un legislador vota a favor de la remoción de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia en el congreso salvadoreño, San Salvador. 1 de mayo de 2021. REUTERS / José Cabezas (JOSE CABEZAS/)

SAN SALVADOR (Reuters) – Diputados oficialistas votaron por destituir al fiscal general y a los magistrados del máximo tribunal de justicia salvadoreño, una decisión cuestionada por opositores y críticos internacionales que ven en ella un intento del presidente Nayib Bukele de tomar el control de los órganos del Estado.

La votación sin precedentes del congreso, el sábado por la noche, se produjo el primer día de funciones de la nueva asamblea legislativa, después de que las elecciones intermedias de febrero le dieran al partido de Bukele una mayoría de más de dos tercios en la legislatura unicameral.

Pocos minutos después de la decisión, los propios magistrados declararon inconstitucional el acto y divulgaron su fallo en las redes sociales para hacerlo oficial. En la misma sesión, los diputados removieron de su cargo al fiscal general, Raúl Melara, supuestamente por falta de independencia en el desempeño de sus funciones.

“Así no se hace”, dijo a través de su cuenta de Twitter Juan González, asesor del presidente estadounidense Joe Biden y director para el Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad.

El cese de los jueces fue promovido con el argumento de que con sus resoluciones obstaculizaron los planes del Gobierno para contener la epidemia de COVID-19. El mandatario celebró la decisión, escribiendo en Twitter: “¡DESTITUIDOS!”.

Los legisladores eligieron más tarde a los nuevos cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional y al nuevo fiscal, quienes custodiados por agentes policiales ingresaron a las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia y al edificio del ministerio público, respectivamente.

“Se trata de una evidente alteración del orden constitucional”, dijo José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch. “Bukele rompe con el Estado de derecho y busca concentrar todo el poder en sus manos”.

Por su parte, la diputada Anabel Belloso, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), expresó: “estamos en contra del golpe de Estado”.

(Reporte de Nelson Rentería; editado por Noé Torres)