El tenista serbio Novak Djokovic no pudo ingresar a Australia y fue deportado por el Gobierno australiano, al considerar que no cumplía con la exención médica por no estar vacunado y le han pedido que regrese a su país en el primer avión.

Los abogados del tenista han presentado una demanda federal para que se anule esta decisión, la cual consideran injusta a pesar de haber mostrado pruebas suficientes, pero que no fueron tomadas en cuenta para que dejaran al número uno.

Djokovic tomó ayer un vuelo con destino a la capital de Victoria con la seguridad de haber recibido una exención médica, pero la irregularidad en la petición de su visado complicó su acceso a Australia.

Esta excepción acreditaba que el tenista no había sido contagiado de Covid19 a pesar de no estar vacunado contra este virus.

El Primer Ministro de Australia, Scott Morrison, también ha dado explicaciones a través de sus redes sociales. “La visa del señor Djokovic ha sido cancelada. Las reglas son reglas, especialmente cuando se trata de nuestras fronteras. Nadie está por encima de estas reglas. Nuestras sólidas políticas fronterizas han sido fundamentales para que Australia tenga una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo por COVID, seguimos estando atentos”.

Por Ignacio Soto Bascuñán