Luego del escándalo en la Copa de África en el duelo de Malí frente a Túnez, donde el juez del partido, el zambiano Janny Sikazwe, terminó el partido a los 85 minutos, para luego terminarlo nuevamente a los 89:45 con victoria para las Águilas, habló un directivo acerca de lo sucedido señalando que el referí terminó hospitalizado por deshidratación.

El jefe del comité de árbitros de la Asociación de Fútbol Egipcia, Essam Abdelfatah, habló en un medio radial de su país y justificó la decisión del zambiano dado que “sufrió un golpe de calor y deshidratación”, por lo que fue hospitalizado.

Essam contó en el programa Maa Shobeir de la emisora ‘ON Sport FM’ que el colegiado sufrió una insolación porque “el partido fue a las dos y media del mediodía y allí hace muchísima calor y humedad”, dijo en referencia a la hora en que se jugó el encuentro en Camerún, la sede de la edición vigente de la Copa de África de Naciones.

“Por esto se armó el jaleo. Los jugadores salieron y volvieron a entrar en el campo con la esperanza de continuar, pero al final tuvieron que llevar al árbitro al hospital, según un informe médico que salió posteriormente”, aseguró Abdelfatah.

Luego de cuarenta minutos de que se finalizara el encuentro, los jugadores de Mali saltaron de nuevo al campo para disputar el tiempo que faltaba por jugar. No lo hizo así la selección de Túnez, quienes se quedaron en los camarines y el partido terminó con victoria para Mali.

Por Ignacio Soto Bascuñán