El panel de supervisión independiente de Facebook manifestará este miércoles su decisión sobre el veto impuesto por la plataforma al expresidente estadounidense Donald Trump, en un caso que puede sentar un precedente sobre cómo las redes sociales manejan los contenidos peligrosos publicados por líderes mundiales.

La decisión, que se espera para las 13H00 GMT de este miércoles, será tomada por la denominada “corte suprema” de Facebook, creada por el fundador de la compañía, Mark Zuckerberg, para tratar el espinoso tema de qué permitir o eliminar de la plataforma.

El panel supervisor, que toma decisiones vinculantes para Facebook y que no pueden ser apeladas, decidirá sobre mantener el veto a Trump o permitirle regresar a la plataforma.

“Es una gran decisión, está recibiendo mucha atención y merecidamente”, dijo Daniel Kreiss, profesor de la Universidad de Carolina del Norte e investigador especializado en política y redes sociales.

“Esto es significativo por el precedente global que establecerá. Si mantienen la decisión, creo que veremos unas medidas más robustas alrededor del mundo”, aseguró.

Conformado por juristas, expertos en políticas, periodistas y otras personas de distintas partes del mundo, tomará esta decisión en un momento en que las redes sociales luchan por permanecer abiertas al discurso político a la vez que filtran contenidos abusivos o que inciten a la violencia y la desinformación.

“Es una prueba de fuego sobre si estas enormes compañías tecnológicas pueden efectivamente autorregularse”, dijo Lindsay Gorman, especialista en tecnologías emergentes de la organización Alliance for Securing Democracy.

El panel supervisor es el “mejor intento (de Facebook) para evitar la inminente regulación gubernamental”, agregó.

– ¿Muy tarde? –

Trump fue suspendido de Facebook después de que publicara un video durante la violenta invasión al Capitolio estadounidense del pasado 6 de enero por parte de sus seguidores, en el que les decía: “Los queremos, son muy especiales”.

El entonces presidente fue vetado permanentemente de Facebook al día siguiente, mientras que otras plataformas como Twitter y YouTube también removieron sus cuentas.

Algunos analistas aseguran que Facebook y otras redes debían haber tomado medidas respecto a Trump antes, pues pasaron años otorgándole excepciones a las reglas de contenido abusivo por el “interés noticioso” de sus publicaciones como líder político.

“Estaba usando Facebook y otras plataformas para difundir activamente contenido flagrantemente falso sobre el proceso electoral, socavando de manera muy efectiva la democracia estadounidense”, aseguró Samuel Woolley, especialista en propaganda computarizada de la Universidad de Texas y quien opina que el veto debió ocurrir “mucho antes”.

Trump se ha mantenido estoico ante los vetos, enviando frecuentemente comunicados por correo electrónico. Y, además, lanzó el martes un sitio web tipo blog, que describió como “un lugar para hablar de forma libre y segura”. Los visitantes de esta página pueden darle “Me gusta” a las publicaciones de Trump y republicarlas en Facebook y Twitter.

Facebook envió el caso de Trump al panel supervisor, en línea con su posición de que los ejecutivos de la empresa no deben tomar decisiones clave sobre contenido y discurso político. El panel ha recibido más de 9.000 comentarios sobre el caso.

La decisión de Facebook y otras plataformas también ha generado numerosas críticas de seguidores de Trump, que argumentan que estos grandes grupos tecnológicos están sesgados y limitan las posiciones contrarias.

Pero igualmente ha generado preocupación en otros, como activistas de libertades civiles o la canciller alemana Angela Merkel, quien consideró “problemática” la decisión de Facebook.

Jameel Jaffer, director ejecutivo del Knight First Amendment Institute de la Universidad de Columbia, dijo que el tema es más complejo que solo evaluar los comentarios de Trump.

“Espero que el panel use este caso como una oportunidad de poner el foco en las decisiones de Facebook sobre el diseño de su plataforma”, dijo Jaffer.

“Estas decisiones de ingeniería son usualmente invisibles, pero determinan qué discurso prolifera en la plataforma, cuán rápido se disemina, quién lo ve y en qué contexto lo ve”, explicó.

En su pedido al panel, el instituto dijo que Facebook debe realizar “un estudio independiente sobre cómo su plataforma pudo haber contribuido a los eventos del 6 de enero” y que la junta debe tomar una decisión sobre Trump “solo después de que la compañía le haya dado el resultado de ese estudio”.

Elizabeth Renieris, directora del Laboratorio de Ética Tecnológica de Notre Dame-IBM, dijo -en tanto- que es poco probable que la decisión acabe con la controversia sobre la moderación de contenido.

“El análisis y razonamiento del panel en esta instancia bien puede ayudar a dar forma a las políticas de Facebook y otras plataformas digitales sobre cómo tratan con los líderes políticos y otras figuras públicas a futuro”, dijo.

“Pero cualquiera sea la decisión, debemos seguir tomando en cuenta que decisiones de esta naturaleza están siendo tomadas por las corporaciones (…) y asesores designados por ellas mismas”, agregó.

rl/to/bfm/lda/gm